Glosario Fotográfico

Este glosario nace como respuesta a la necesidad de contar con definiciones concretas para ciertos terminos que se utilizan frecuentemente en el area fotográfica. Se incluyen, además por primera vez, conceptos que son fundamentales para una adecuada definición y caracterización de nuestro Catálogo Digital Fotográfico.

Macro, objetivo

En general, cualquier objetivo adecuado par fotografiar a distancias cortas, aunque estrictamente hablando el término debería limitarse a los capaces de una relación de ampliación 1:1 (tamaño natural) o mayor. Pueden también emplearse a distancias normales.

Magenta

Uno de los tres colores empleados en la síntesis sustractiva. Es complementario del verde y está formado por la combinación del rojo y el azul. Cuando a las luces de estos dos colores se añade la de color verde se forma luz blanca, y si a ésta se le priva de verde, resulta el magenta.

Marginador

Bastidor que se coloca bajo el objetivo de la ampliadora y por lo general apoyado en la base de ésta para establecer el tamaño de la copia, determinar sus proporciones y mantener plano el papel. Los márgenes pueden ser fijos o ajustables.

Media placa

Formato de 4 3/4 x 6 1/2 pulgadas (11,9 x 16,3 cm.).

Metol

Agente revelador comercializado bajo diversas marcas registradas. Es un polvo cristalino blanco y pude desencadenar reacciones alérgicas.

Microfotografía

Reproducción de documentos y otros originales en película de formato muy pequeño, que permite acumular en muy poco espacio una gran cantidad de información. Se utilizan para ello cámaras especiales que, en general, tienen un aspecto muy parecido a una ampliadora y van montadas sobre una columna firme sujeta por su parte a una base plana sobre la que se coloca el original; las luces se disponen a ambos lados de la columna central. La exposición suele ser automática y controlada por medio de un obturador de velocidad variable. Un objetivo típico es un 28 mm f4,5. La película, de grano fino y elevado poder de resolución, se carga en largos rollos de diversas anchuras, por lo general de 16 y 35 mm. Una vez procesada se almacena otra vez en forma de rollo o se monta en una base transparente que constituye lo que se llama una microficha. La lectura se hace con la ayuda de un visor que proyecta la imagen en una pantalla y la amplía aproximadamente al tamaño del documento de partida. Actualmente casi todas las bibliotecas y archivos tienen grandes visores de este tipo, aunque los hay igualmente plegables, montados ene le interior de un pequeño maletín. Se usan fichas de varios tamaños,  de los que el de tarjeta postal (con 60 fotogramas) es el más común. La ficha tiene la ventaja sobre el rollo de ser más manejable, ya que es fácil hacerse una idea de su contenido sin necesidad de visor. Los rollo son muy apropiados para reproducir libros y material impreso, mientras que las fichas suelen reservarse para originales más variados, como obras de arte o fotografías. Muchos importantes museos han encargado a compañías especializadas (Mindata, por ejemplo) la reproducción en microfichas de sus fondos; el formato es tan compacto que caben 10.000 imágenes legibles a simple vista en una cómoda carpeta de 25 x 30 cm. Las microfichas (frecuentemente generadas por un ordenador) se emplean muchísimo en el comercio y la industria para recoger, por ejemplo, lista de clientes o transacciones bancarias.

Monopodio

Soporte para la cámara de una sola pata, por lo general telescópica. Aunque, naturalmente, menos estable que un trípode, resulta útil en alguns circunstancias, sobre todo si hay poco espacio. Cuando se fotografía en medio de una multitud, por ejemplo, el monopodio permite asegurar la cámara contra el cuerpo del fotógrafo o levantarla por encima de la muchedumbre y dispara con un cable.

Montura de objetivo

Mecanismo que permite el intercambio de objetivos en una cámara. Hay dos tipos básicos: a rosca y a bayoneta. El primero, como su nombre indica, no es más que un sistema de tuerca y tornillo: la tuerca es la cámara y el tornillo el objetivo. En el segundo, el objetivo lleva unos salientes (bayonetas) que en cajan en las aberturas de un reborde de la cámara; basta ahora un pequeño giro para que el objetivo quede perfectamente fijo al cuerpo. La bayoneta ha sustituído casi por completo a la rosca, ya que el cierre es mucho más rápido y admite con más facilidad la instalación de las complejas conexiones necesarias para transmitir la información del objetivo a la cámara en los actuales aparatos electrónicos. Una ventaja de la rosca es que es universal, al contrario que las monturas a bayoneta, que salvo la excepción indicada más abajo, son específicas de cada marca y, por tanto, no permiten el intercambio de ópticas y accesorios entre unas y otras; es decir, todas las monturas de rosca son iguales. A la rosca se le llama también montura Pentax y montura Praktica, por las dos marcas que más la han usado. Pentax también ha diseñado la montura a bayoneta más conocida (la montura K) usada por Chinon, Cosina, Rich y otras marcas de primera línea. Los fabricantes de objetivos independientes comercializan sus productos con varias monturas opcionales; además hay adaptadores que permiten montar casi cualquier objetivo en casi cualquier cámara.

Motor de arrastre

Motor alimentado con pilas que pasa la película y tensa el obturador después de cada exposición. Se fabrican en dos modalidades no muy estrictamente diferenciadas: lo que a veces se llama pasa película (autowinder) es, estrictamente hablando, un motor que se limita a pasar la película tras la exposición; no sirve para rebobinar ni funciona a secuencias rápidas continuas. El motor propiamente dicho es más potente, y además del funcionamiento usual foto a foto, es capaz de disparar continuamente el obturador a cadencias de hasta 5 ó 6 imágenes por segundo y además rebobina la película al terminarla. Sin embargo, casi todos los dispositivos comercializados actualmente como pasapelículas, para cámara de 35 mm. son en realidad motores un poco menos potentes y bastante más pequeños y baratos que los ya descritos y capaces de fotografiar a cadencias de hasta dos imágenes por segundo y rebobinar la película. Casi todas las actuales cámaras SLR de 35 mm. disponen entre sus accesorios de pasa películas o de motores o de las dos cosas; hay también algunas SLR de formato mediano que disponen de pasa películas, mecanismo que incorporan permanentemente algunos modelos de este formato y del anterior. También dispone de pasa película la Pentax SLR de formato 110 y la Leica M4-2 de telémetro. En su gran mayoría se acoplan a la base de la cámara y casi nunca sirven para más de una marca, ni tan siquiera para modelos diferentes de la misma marca. Los motores, muy utilizados en fotografía deportiva y de acción, son muchos más caros que los pasa películas y las cámaras para lo que están diseñados han de ser bastante más robustas (más "profesionales") que las que sólo aceptan un pasa película para poder soportar el esfuerzo de la fotografía a gran velocidad. Casi todos los motores tienen una cadencia máxima de 5 ips, salvo el Nikon que alcanza las 6 ips con el espejo subido. Con cámaras especiales como la Nikon F2H, se llega hasta las 9 ips. Como un motor a 5 ips termina una película de 36 exposiciones en diez segundos escasos, el motor suele usarse con un chasis para 250 ó 750 exposiciones. El dosímetro y el intervalómetro son otros accesorios cuyo uso implica el de un motor.

Muare

Efecto producido por superposición ligeramente fuera de registro de dos o más tramas. El emparedado es una técnica muy apropiada para crearlo.

Muescas

Especie de dientes recortados en el borde de las películas en hojas para indicar el lado de la emulsión: con la hoja de película en vertical, si las muescas están en el ángulo superior izquierdo, la cara que mira al manipulador es la que no corresponde a la emulsión. La forma de las muescas indican el tipo de película.

Munsell, sistema de

Sistema de clasificación y especificación de los colores publicado por el científico estadounidense Albert Munsell en 1915 en su libro Atlas of the Munsell Color System (Atlas del sistema de color Munsell). Su clasificación tiene en cuenta tres factores: tinte (la longitud de onda dominante del color y la cualidad que lo distingue de los demás, es decir, lo que distingue, por ejemplo, lo rojo de lo azul); valor (claridad u oscuridad), y croma (intensidad o pureza, es decir la no desaturación por incorporación de blanco y la no degradación por adición del negro). Teóricamente basta dar el valor de estas tres variables para especificar cualquier color; en la práctica el sistema lo usan sobre todo los fabricantes de pinturas, que utilizan las muestras publicadas por su autor como punto de referencia.