Glosario Fotográfico

Este glosario nace como respuesta a la necesidad de contar con definiciones concretas para ciertos terminos que se utilizan frecuentemente en el area fotográfica. Se incluyen, además por primera vez, conceptos que son fundamentales para una adecuada definición y caracterización de nuestro Catálogo Digital Fotográfico.

Objetivo

Una sola lente no puede producir una imagen de calidad aceptable en fotografía y los diseñadores de objetivos han tratado siempre de combinar varias (elementos) con el fin de reducir las aberraciones al mínimo. Un objetivo normal para una cámara de 35 mm. tiene por lo general en torno a seis elementos, mientras que un zoom puede tener bastante más de una docena. Los cálculos necesarios para determinar las curvaturas de las superficies de vidrio exigen dibujar la trayectoria de miles de rayos luminosos imaginarios a través de los elementos. Actualmente esto se hace con ayuda de un ordenador, pero hasta hace no muchos años no había más remedio que trabajar a mano; se dice que el matemático Josef Petzval, que en 1840 diseñó el prestigioso objetivo que lleva su nombre (y que además fue el primero en diseñarse en el actual sentido del término, es decir, científicamente, y no por ensayo o error) contó con los servicios de una compañía militar de ingeniería para realizar sus cálculos. El pulimento de las lentes debe también hacerse con la máxima precisión para garantizar un rendimiento óptico máximo. Al evaluar la calidad de un objetivo se tienen en cuenta muy diversos factores, lo que explica por qué la prueba de una misma óptica por revistas fotográficas diferentes arroja con frecuencia resultados tan disímiles. Las variables que habitualmente se tienen en cuenta son: poder de resolución, grado de contraste y equilibrio entre aberraciones. Un objetivo con buen contraste puede formar una imagen que, subjetivamente, parezca más nítida que la formada por otro de más poder de resolución pero menos contraste.

Obturador

Dispositivo mecánico que determina el tiempo de exposición de la película a la luz. Hay dos tipos básicos: central (también llamado de laminillas) y de plano focal. El obturador central va montado en el interior del cuerpo del objetivo, cerca del diafragma y está constituído por una serie de finas laminillas metálicas que se abren súbitamente al accionar el disparador y se vuelven a cerrar cuando ha pasado el tiempo previsto. El obturador de plano focal va instalado en el cuerpo de la cámara, un poco por delante del plano focal, y es un sistema de cortinillas de tela o metal que se desplazan ante la imagen horizontal o verticalmente dejando entre las dos una rendija cuya anchura y velocidad determinan el tiempo de exposición. Ambos tienen sus ventajas y sus inconvenientes. El diseño de plano focal tapa la película entre exposiciones, lo que permite a la luz atravesar el negativo y hace a este obturador muy adecuado para una cámara reflex de un solo objetivo; como la película queda protegida, el objetivo puede cambiarse en cualquier momento. El obturador central es más caro de fabricar (y además hay que montar uno en cada objetivo) pero más silencioso, suave y fiable que el de plano focal. El obturador central expone toda la película de una vez y, por tanto, puede sincronizarse con el flash a cualquier velocidad. El de plano focal, por el contrario, sincroniza a velocidades más bien bajas (por lo general 1/60 ó 1/125 s), porque tiene que estar completamente abierto para que las cortinillas no tapen ninguna parte de la película durante el destello del flash. La imagen de un objeto animado de movimiento rápido se desplazará ligera pero apreciablemente sobre la película mientras lo hacen también las cortinillas del obturador, y ello da lugar, según las direcciones y velocidades relativas de los movimientos de la imagen y las cortinillas, a distintos grados de distorción. Los obturadores centrales tienen una velocidad máxima de casi siempre 1/500 s, mientras que los de plano focal llegan a 1/1000 y 1/2000 s. Para lograr velocidades más altas hay que recurrir a obturadores especiales, como la célula de kerr, usada en fotografía científica, que hace exposiciones de menos de una millonésima de segundo. Consiste en dos filtros polarizadores montados en los dos lados opuestos de un recipiente de vidrio lleno de nitrobenceno; los dos filtros polarizadores están dispuestos con sus planos de polarización perpendiculares, de forma que cuando se emite un haz de luz polarizada atraviesa el primer filtro y el recipiente, pero no el segundo; si en estas condiciones se somete el nitrobenceno a la acción de una corriente eléctrica, el plano de polarización de la luz gira en su interior y puede atravesar el segundo filtro; por tanto, al no tener partes móviles, la velocidad del obturador es función de la velocidad de pase de la corriente eléctrica, generada en forma de impulso muy breve por un condensador. Si la célula de Kerr se somete a la acción de un campo eléctrico oscilante de alta frecuencia, abrirá y cerrará el paso a la luz varios millones de veces por segundo.

Ojo de Pez, objetivo

Gran angular extremo con un ángulo de toma de 180º y a veces más. Forma una imagen muy distorcionada, circular, cortada por el formato de la película a un rectángulo o un cuadrado salvo en los objetivos más extremos, en los que conserva la forma circular. La zona central de la imagen aparece muy ampliada, sobre todo si el motivo se ha fotografiado a corta distancia, y el resto retrocede hacia los bordes, más o menos como ocurre en un espejo convexo. Algunos ojos de pez menos extremos están corregidos y registran como rectas las rectas del motivo. Como su profundidad de campo es enorme, estos objetivos no necesitan mando de enfoque. Hay accesorios ojos de pez para objetivos normales más baratos que los auténticos ojos de pez, aunque también producen resultados de calidad bastante baja y deben usarse a aberturas reducidas. Un dispositivo parecido es el llamado ojo de ave, un tubo transparente que sujeta ante el objetivo un esférico en el que se reflejan la cámara, el fotógrafo y todo lo que hay tras ellos con deformaciones parecidas a las que introduce un ojo de pez.

Opacidad

Capacidad de obstruír el paso a la luz de un material. Cuanta mayor proporción de luz tenga, tanto más opaco será. En fotografía, la opacidad se expresa como relación entre luz incidente y luz transmitida; un materialque transmita la mitad de la luz que recibe se dice que tiene una opacidad de 2, de 3 si transmite un tercio, etcétera.

Opalotipo

Es una imagen positiva, expuesta sobre un soporte de vidrio opalino o cristál de  ópalo de color blanco, sobre el cual se esparce una emulsión fotosensible y su  coloración era ligeramente rojiza. Su materialidad extremadamente frágil, limitó   su uso. Se estima que surgió desde 1880 en adelante y su aplicación , principal fue  en la presentación de retratos.   

Ortocromática

Emulsión en blanco y negro sensible al azul y verde pero no al rojo ni al naranja. En el siglo XIX, todas las emulsiones bien ortocromáticas, bien "corrientes", es decir, sensibles sólo a la región azul del espectro. Las primeras placas pancromáticas aparecieron a principios del siglo XIX, gracias al trabajo de químicos como Benno Homolka, que descubrió la capacidad sensibilizadora al rojo del pigmento pinacianol en 1904.

Ostwald, sistema de

Sistema de clasificación de los colores ideado por el químico alemán Wilhelm Ostwald y publicado por el mismo durante la Primera Guerra Mundial. Es parecido al de Munsell y organiza los colores en función de su contenido en blanco o negro y de su saturación.